La escritura como entretenimiento

escribir para vivir

Juntar palabras para transmitir una idea o mensaje puede resultar muy divertido. De hecho, yo me lo tomo como un juego, que consiste en decir lo que quiero expresar de la mejor manera de la que soy capaz. Me diréis que hay muchas formas de hacerlo y tendréis razón, pero solo hay una forma de hacerlo del modo más preciso y conciso que existe. En eso consiste precisamente mi juego. Y como en todos los juegos, el objetivo es ganar mientras te diviertes: ¿a quién no le gusta ganar? y ¿a quién no le gusta divertirse?

Por ejemplo, tomo un párrafo de un texto y lo reduzco a su mínima expresión sin que pierda significado. Otras veces, escribo algo yo misma, algo que creo y quiero contar. Luego lo repaso y lo vuelvo a repasar hasta reducirlo al texto más corto posible sin que mi idea se pierda por el camino.

Y eso hago también en mis novelas. Me gusta escribir thrillers y lo hago con una prosa adecuada al género: clara, sencilla y ágil para que el lector no se aburra. No me entretengo en descripciones superfluas, voy directamente al grano. Y nunca utilizo dos palabras cuando una sola basta. Este es sencillamente mi estilo.

La otra cosa que me gusta de escribir thrillers es encajar las piezas del rompecabezas: crear intriga, situaciones aparentemente irresolubles, pistas sin sentido que no parecen llevar a ninguna parte, desconcertar al lector y al mismo tiempo a quien lleva a cabo la investigación. Porque en mis novelas siempre hay crímenes y se trata de resolverlos. Se lo pongo muy difícil a la Policía y también al lector, aunque al final, os lo garantizo, todo encaja perfectamente. Es un reto que me entusiasma.

criminales ingleses

Todas mis novelas están escenificadas en Inglaterra, país que conozco muy bien por haber vivido en él más de treinta años y me resulta agradable describir la sociedad inglesa, tanto la vida social como el trabajo, el sistema de Justicia y la Policía. ¿Os he dicho que estudié Derecho en Londres y ejercí como abogada allí durante más de veinte años? Eso es importante porque lo que escribo es real, llamo a las cosas por su nombre, sé cómo piensan los ingleses y cómo viven. Los conozco muy bien, quizás mejor que a los españoles. Claro que los personajes son totalmente inventados, tanto en nombre como en carácter, mientras que, a la vez, les doy a cada uno un nombre muy apropiado a su clase social (en el Reino Unido las clases siguen estando muy bien definidas) y los caracterizo con elementos típicamente ingleses que se diferencian según su edad, los estudios que tengan, la educación recibida, el puesto de trabajo, el nivel de vida, etc. Es posible que el lector español medio se pierda estas señas de identidad, para él desconocidas, pero a mí me divierte encontrar esos nombres y apellidos adecuados al personaje; los hace más verosímiles. Y también encontrar, o mejor dicho crear, personalidades que están de acuerdo con el papel del personaje en la novela.

Si bien he dicho que no me entretengo en descripciones superfluas, sí lo hago en aquellas que me parecen precisas para dar vida a un protagonista y ambiente a una escena importante. Pero, aun así, mis descripciones son breves y necesarias. Nunca sobran.

De momento he publicado el primer libro de una trilogía que lleva por título Los crímenes de Peckham y a esta primera obra la he llamado Sombras Blancas. No os voy a decir por qué; quedará claro tras su lectura. El segundo libro ya está terminado, pero esperando publicación, y se titulará Sombras en el Parque (la razón se hará evidente también con su lectura). Y ahora estoy con la tercera y última parte de la trilogía: Sombras entre niños, que está a medio escribir. Me gustaría aclarar que, a pesar de tratarse de una trilogía, las tres novelas son independientes: no hace falta leerlas en el orden de aparición ya que cada una trata de un delito distinto, una historia diferente, con su final correspondiente. Lo único que tienen en común es que todas ellas tratan de crímenes ocurridos en el distrito londinense de Peckham, y en todas aparecen los mismos protagonistas, así como también algunos de los personajes secundarios.

Quienes han leído ya el primer libro, coinciden en describirlo muy brevemente: «engancha», «me lo he leído en dos días», «no puedes dejarlo». Podéis ver algunas reseñas en esta página.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to top